sábado , 2 marzo 2024

Logística agroportuaria: la gran región

Un repaso por la historia, la actualidad y el futuro de un extenso territorio que incluye a Bolivia, Paraguay, el sur de Brasil,  Argentina y Uruguay.

Por Roberto Basualdo

Los tiempos y el tiempo cambian permanentemente. Como dijo aquel  estudioso de la vida y el desarrollo, palabras más palabras menos: sobrevivirá el que se adapte a los cambios. Nada es igual y esto sucede a una velocidad realmente asombrosa.

Los puertos fueron hechos hace 130 años para cargar y descargar bolsas. Cinco décadas después comenzaron a utilizarse para graneles. En la actualidad las terminales cargan graneles y los puertos contenedores y algunos aún conservan habilidades para ambas.

Pero la tendencia es segregar, uno a una cosa el otro a otra.

Una terminal de embarques no es un puerto, es una fábrica con dos conductos, uno para cargas secas y otro para líquidos. Carece de muelle como se conocía, tiene lo justo y necesario para amarrar un buque y para descargar barcazas. Pero ya no hay muelles, ni vías, ni camiones pegados al buque.

Hace 100 años los vagones estaban al lado de la cubierta de un buque amarrado.

Se adaptó toda la logística, la entrada de camiones, los depósitos, hasta los servicios de amarre, de proveeduría, de asistencia general al buque amarrado. Hace 100 años la gente veía cargar y descargar los buques, solía ser un paseo por los puertos, hoy solo los ve navegar.

Mejoró todo, los tiempos de carga y descarga, la seguridad, mayor profesionalismo en los puertos y no tantos idóneos, esto mejora las performances. Los cambios  y su adaptación, es el secreto.

Claro que el plan de carga de un buque es en realidad “el de descarga “, nadie podía cargar primero un buque si no sabían cómo, dónde y con qué lo descargarían, por eso primero las bolsas eran la única manera de hacerlo.

Después, los puertos de destino diseñaron sistemas de descarga de graneles y todo se ajustó a ese estilo, de mejor costo definitivamente. Y para puertos almacenes, estaciones de descarga (esto desde Vietnam a Rotterdam).

Después de este breve repaso… ¿qué nos espera?

Una cosa son las proyecciones estructurales y la tecnología aplicar. Otra es el estado de vías navegables de la región, que en estructura , logística y seguridad están atrasados 100 años.

El río Paraná es un abandono total en materia de seguridad, de control, incluso áreas sin ninguna cobertura de las necesidades básicas hoy en día: internet .

La señalización es poco confiable, aun los baqueanos son los que guían los convoy desde Bolivia, Paraguay, el sur de Brasil hasta llegar al Paraná.

Las rutas internacionales, entre países vecinos, son pésimas y el sistema de control aun peor.

Horas de espera y trámites tipo 1954, para pasar las cargas, esos si en el resto de los 7600 km de fronteras pasan desde portaviones a un buen destilado o bourbon.

Es decir, este descalabro, desorganización, fuera de tiempo entre el avance tecnológico y las infraestructuras, es un caos y magnifica definitivamente los costos.

Un MERCOSUR que nunca fue, países humanos que nunca son y el raro aroma de que hay cosas que están muy estancadas, ya que no se puede entender que mesas de notables, cámaras y grandes instituciones no puedan llevar a cabo un plan maestro de la envergadura que la región amerita.

El futuro: la iluminación en redes de internet del Paraná y sus afluentes  mejorar toda la info de navegación y evitaran robos).

Siempre digo no hay piratas somalíes, pero sí que existen en el Paraná alto .

Unificación de sistemas de control aduanero con mayor agilidad y actualización. Es patético pasar por las fronteras y ver los camiones esperar para cargar por días sin siquiera tener instalaciones sanitarias. Allí, en eternas esperas para que alguien vaya a llamarlos… Increíble

Calado. Un tema eterno, sin políticas y con profesionalismo. Hay que olvidarse que un país puede mantener su calado con dragas propias, las dragas no se venden en el súper, son específicas y su tripulación debe ser no solo entrenada , muy capacitada (cada uno en lo suyo), además de conocer las necesidades permanentes de programaciones y sistemas.

Mejoras de infraestructura. Los países están atentos a las exportaciones, mas unos, menos otros… Las economías regionales se rigen por las impo y expo, pero nadie te arregla una ruta, un puente o hace una playa de camiones para que estos estén seguros y en condiciones dignas. Los transportistas son nómades sin leyes, sin seguridad y sin control porque aprenden a sobrevivir como pueden.

Puentes y pasos fronterizos. Deben tener otros 100 años, Clorinda y Fray Bentos son dos ejemplos de la miseria de paso fronterizo, de falta de limpieza, visibilidad, de seguridad, todo la salida de un país por una puertita de dos x dos y a los costados miles de kilómetros de fronteras abiertas … eso no se entiende (o sí).

Entonces: Si mejoran los buques, las grúas de los puertos, las cintas transportadoras, las balanzas de flujo; la recepción u despacho de productos… Pero no se hace nada de la puerta de una terminal para afuera… no hay una “adaptación al cambio”  y todo lo que se hace de un lado se desperdicia del otro.

Las frases históricas. “Trabajo en equipo” y “mejoras continuas” por mencionar solo dos, son frases vacías sin una trazabilidad y sin responsabilidad, sin un plan, sin emprendedorismo.

Nuestros países caen rápido en la somnolencia… De “no podemos hacer nada”.

Entonces los esfuerzos e inversiones de unos caen en una despareja repartija de errores, pérdidas e ineficiencia.

Las terminales de Paraguay son nuevas y están espléndidas… Ejemplo: Villeta. Pero para llegar es muy difícil y si llueve casi imposible.

Las terminales de Up River en Argentina no tienen nada que envidiar a las europeas, pero para llegar se deja la vida o un amortiguador del vehículo.

En tiempo de cosecha miles de camiones en la rutas parados, en las autopistas y muertes que se ve que estadísticamente no conmueven a nadie…

Estimados, la historia es rica en experiencias. Las enseñanzas son geniales y la realidad muy pobre. No hay políticas de estado, no se puede conectar una PC a un farol de kerosene…

Y aun así la región produce, por la magia de su gente, sus operadores logísticos de trinchera, a pesar del estrés de cada día. Y cuando nunca hay una línea de efectividad, siempre curvas contracurvas y algunos paredones difíciles de sobrepasar.

No puede haber un futuro eficiente logístico si no hay cambios y sobre todo si seguimos pacientes a ver qué se puede hacer, en vez de hacer.

Qué opinas?

Le puede interesar...

Hidrovía Paraná-Paraguay: la flota paraguaya transportará 50 millones de toneladas en el 2030

Diferentes expertos proyectan que en poco más de un lustro crecerán a más del doble las toneladas transportadas por la flota naviera del vecino país. La cifra refleja la gran inversión en dólares realizada por los armadores paraguayos para conformar un conglomerado portuario que hoy alcanza 50 terminales.