sábado , 13 abril 2024
En noviembre de 2022 se licitaba la "tan esperada obra definitiva" que terminaría con el caos de camiones en La Ribera.

La Ribera: reuniones para la foto, emparche de rutas y la sentencia final de que las obras «por ahora no se piensan hacer»

La reacción tardía de las autoridades comunales, provinciales y las agroexportadoras dejaron sin una obra clave a la zona núcleo del cordón exportador. Ahora las rutas 11 y 91 se están maquillando, pero la obra definitiva está cada día más lejos.

Villa La Ribera es una región marcada por la constante presencia de camiones durante la época de cosecha gruesa, el problema del tránsito pesado hacia los puertos de Timbúes sigue sin solución, a pesar de años de reclamos y promesas incumplidas.

El Secretario de la Agencia Provincial de Seguridad Vial, Carlos Torres, declaró hoy que las obras de acceso a los puertos, prometidas por el ex gobernador Omar Perotti, no están en los planes inmediatos. Afirmó que aunque se planean estas obras de infraestructura para más adelante, por ahora no se consideran una prioridad debido al creciente flujo de camiones que ya están llegando a las rutas.

“Obviamente por ahora no se piensa hacer, los camiones ya empezaron a llegar a las rutas. Las grandes obras de infraestructura se piensan para más adelante, no comenzamos ni siquiera de diagramar eso, tenemos las rutas deterioradas, sabemos que no son obras faraónicas pero en éste momento se trabaja con lo que tenemos”, expresó Torres.

La obra prometida, licitada y sin comienzo 

En noviembre de 2022 se abrieron los sobres técnicos para una obra que podría haber descomprimido el tránsito pesado hacia las terminales portuarias de Timbúes. El proyecto, con un presupuesto de 3 mil millones de pesos, contemplaba la construcción de un «by pass» que conectara la ruta provincial 91 con las terminales portuarias, ofreciendo una alternativa que evitara los tramos urbanos y el congestionamiento en Villa La Ribera.

El proyecto fue recibido con esperanza por los habitantes de la región, que durante años fueron enfrentado un verdadero pandemonio en las rutas debido al exceso de camiones. Accidentes fatales, como el ocurrido en marzo de 2017 donde murieron dos niños, conmocionaron a los vecinos, generado protestas por soluciones urgentes.

En aquel trágico día, los pequeños Milton Ferreyra, de 9 años, y Lautaro Magallanes, de 5, perdieron la vida cuando el vehículo en el que viajaban quedó atrapado entre dos camiones en la zona de La Ribera. Este episodio, junto con otros accidentes mortales que ocurrieron en la misma ruta, dejaron una profunda marca en la región, que vio como vidas inocentes se perdían debido al caos vehicular y la falta de infraestructura adecuada.

Las vidas de inocentes, en juego

La lista de víctimas fatales es larga y dolorosa. Choques frontales, colisiones en cadena y tragedias como la ocurrida cuando Esteban Cardozo y Agustina Ferreira perdieron la vida en un choque que involucró a dos camiones y su vehículo, deajron un saldo de dolor y sufrimiento.

Estos incidentes parecen no haber sido un llamado de atención para las autoridades, porque a pesar de los reclamos y las promesas de acción, el problema aún persiste. Mientras tanto, los camiones continúan inundando las rutas de la región, poniendo en riesgo la seguridad de todos los que transitan por ellas.

El accidente más conmocionante fue el caso de los niños Milton Ferreyra, de 9 años, y Lautaro Magallanes, de 5, que murieron el 27 de marzo de 2017 cuando el utilitario en el que viajaban con otros chicos quedó aplastado entre dos camiones a la altura de La Ribera.

 

La falta de avances en las obras prometidas representa un fracaso tanto para las autoridades de Timbúes como para los vecinos, que siguen sufriendo las consecuencias de la inacción del estado.

Los vecinos de Villa La Ribera, especialmente afectada por el caos vehicular, son testigos de años de lucha y reclamos infructuosos. Desde 2005 vienen exigiendo mejoras en la infraestructura vial y medidas para reducir el riesgo de accidentes. Sin embargo, a pesar de los esfuerzos y la movilización, las promesas de soluciones quedaron siempre en el aire y el anuncio de hoy del secretario de Seguridad Vial sonó como una sentencia perpetua.

Qué opinas?

Le puede interesar...

La provincia señaló que hay «un amesetamiento en el número de casos» de dengue

“Se observa una tendencia a la desaceleración", advirtieron desde el Ministerio de Salud. De todos modos, el área provincial mantiene el refuerzo para la atención e insiste con las medidas de prevención. “No es tiempo de relajar los cuidados”, remarcaron.