viernes , 12 julio 2024

Dramática búsqueda de una mujer desaparecida hace tres semanas en Timbúes

Samanta Malvina Soledad Aguirre tiene 42 años, vive en la localidad de Timbúes y anduvo el pasado 11 de mayo por barrio Echesortu, en la ciudad de Rosario. Desde entonces se desconoce su paradero.

Samanta Malvina Soledad Aguirre está desaparecida desde hace 22 días. Y su familia está desesperada. Desde el 11 de mayo que se desconoce el paradero de esta mujer de 42 años, madre de tres hijos, con quienes vive en la localidad de Timbúes.

Su hermano Federico, en diálogo con Telefe Noticias, aseguró que la búsqueda de Malvina es incesante aunque a su vez desalentadora al no tener novedades de ella desde hace tres semanas, desde que fue vista por última vez en barrio Echesortu de Rosario.

«Ella tiene un amigo ahí, que maneja una remisería. Nos dijo que pasó por allá para pedirle algo de dinero. Desde ahí no sabemos nada de Malvina», reconoció Federico. Su hermana tiene hijos de 19, 17 y 14 años.

Malvina salió el miércoles 10 de mayo de su casa de Timbúes. «Supimos que al día siguiente anduvo por barrio Echesortu pero de ahí no pudimos contactarnos más. Ella solía escribirle mensajes a sus hijos pero tampoco lo hizo hasta ahora», lamentó su hermano.

Hace un tiempo Malvina estuvo de novia con un hombre de Puerto San Martín. «Fiscalía tiene sus datos y si sospechan de algo pueden ir a buscarlo. Tenían peleas como cualquier pareja», señaló el familiar de la mujer desaparecida.

La familia de Malvina Aguirre realizó la denuncia policial para que el Ministerio Público de la Acusación active el protocolo de búsqueda. «Ya no sabemos más qué hacer. Anduvimos por Rosario pegando afiches y preguntando si alguien la había visto. Por ahora no tuvimos respuestas», concluyó su hermano Federico.

Qué opinas?

Le puede interesar...

De madrugada, andaba por los techos de barrio Del Combate y fue detenido

El menor, de 17 años, fue aprehendido y trasladado a la Comsaría 1ª por tentativa de robo y violación de domicilio. Una mujer lo había visto a través de una cámara de seguridad saltar hacia el techo de su casa en Tucumán al 400.